4 mayo, 2015 keoki

¿Para qué sirve un árbol?

Desconocemos en qué momento de la historia de nuestra civilización el hombre sembró su primer árbol, consciente de los servicios y múltiples beneficios que estos aportan a la humanidad: filtran el aire y producen oxígeno, aportan alimento, refugio y combustible, son materia prima para la fabricación de materiales y construcción de viviendas, previenen la erosión del suelo, favorecen las lluvias o combaten el cambio climático, entre muchísimos otros. Y todo por le módico precio del beneficio del tiempo.

En la educación ambiental, el redescubrimiento  se convierte en algo fundamental si se quieren trabajar procesos dirigidos a la transformación del entorno y de las actitudes sociales hacia el medio natural. El contexto en el que desarrollamos nuestras vidas, bien sea urbano o rural, construido o natural, están cargados de vivencias experienciales, recuerdos y emociones, jugando un papel esencial en cómo nos acercamos y sentimos nuestro entorno más próximo.

DSCN2127Hoy he plantado un árbol…
como quien construye un templo.
Vendrán los dioses a habitarlo
…si les place,
a anidar los pájaros,
y las Musas a posarse.
A su sombra crecerán tus nietos.
Sobrevivirá… si le dejan
a la catedral más vieja…
Y en vez de arduo trabajo y de dura piedra,
Se hará de agua, de luz y profunda tierra.
En vez de empeño, soberbia y doctrina,
Se hará de tiempo y de vida,
de agua y semilla.
Hoy he plantado un árbol
como quien construye un pueblo.

(De Ignacio Abella)

Por más cotidianas y simples que parezcan, las plantaciones de árboles suponen una magnífica actividad de educación ambiental no formal que permiten acercar a individuos y colectivos al medio desde la propia experiencia y vivencias sentidas, potenciando  la percepción del entorno, fortaleciendo los vínculos entre las personas y la naturaleza, inspirando, cautivando, facilitando el interés y el deseo de descubrir. Porque no se puede proteger y conservar la naturaleza si no se conoce.

Desde Fondo Natural, reconocemos el valor eco-social de las actividades que permiten su desarrollo en la naturaleza. Y entre ellas, desde el punto de vista educativo y social,  las plantaciones de árboles cobran especial importancia porque:

  • Promueven la relación y comunicación del grupo, favoreciendo el acercamiento afectivo de las personas.
  • Favorecen el descubrimiento a través de los sentidos.
  • Fortalecen vínculos con el entorno.
  • Contribuyen al conocimiento de las relaciones entre los distintos seres vivos.
  • Potencian la participación social en programas medioambientales.
  • Permiten el trabajo de conceptos ambientales de forma dinámica, no formal y desde perspectivas sociales.

 

IMG_4899“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”

 

 

 

Tagged: , , , , , , , , , , ,