HuervaCamp ’17 |From Oregon to Aragón

A workcamp experience gives volunteers the opportunity to travel to another country and use their time productively making a positive contribution to the local community. Meet Claudia, our lovely friend that travelled from Oregon to volunteer in Aragon.

I am Claudia Buchard, an 18 year old from Oregon in the United States. I’m half French, and thanks to this, was able to travel to Europe to participate in the camp, ‘Fuentes del río Huerva’ in Cerveruela. My experience at the Fondo Natural Huerva Camp easily created one of the most memorable summers of my life. Having done two volunteer camps previously, I thought I knew what to expect. However, the camp greatly exceeded my expectations, allowing me to learn and get much more out of it than anticipated. 

IMG_20170730_122638

The reason why I picked this volunteer camp in the first place was because of its emphasis on the environment. We learned so many interesting things on ecology and invasive species, and learned skills that are relevant to the field. I know so much more about animal tracking and preservation now thanks to our amazing leaders Jorge, María, and José.

One of the best things about the camp was surprisingly the work that we put into it. At my previous camps, I never really understood what the point of what we were doing was, and I never felt as though our work had any impact. This time around, we were able to interact with the people living in the village we were working at. Our work was to clear out trails to fountains, and repair the fountains in order to allow the villagers to hike there. Seeing that people actually appreciated what we did and enjoyed the outcome was really nice.

IMG_20170722_202642

The most exciting aspect of the camp for me was meeting people who experience different lifestyles and cultures than what I am used to. I got to talk to people from all over the world who I would have never been able to meet without this experience. Learning about how their lives were different but similar to mine was really interesting. Additionally, being able to see how life was in Cerveruela was extremely special as we were able to integrate ourselves into their traditions. Everyone was so friendly and welcoming.

Thanks to the amazing people running this camp, I was able to have a great two weeks. I got to experience things I would not have access to in the United States. I got to learn about different aspects of the world, including culture and the environment.

Thank you to everyone involved for such an amazing experience!

Financiado por:

INST. jUVENTUD

HuervaCamp ’17 | Desde México con amor

Conservar y proteger  no es simplemente cuidar de la naturaleza. Es también cuidar de la gente. Nuestros voluntarios lo saben. Por eso dedican su  tiempo y esfuerzo en generar un impacto positivo en la comunidad y su entorno. Esta es la historia en primera persona de Daniela, joven mexicana que participó recientemente en el campo de trabajo internacional “Fuentes del Río Huerva”.

Soy Daniela Guadalupe Hernández, tengo 18 años y soy orgullosamente mexicana. Viajé más de 15 horas para llegar a España, (mi primera vez en Europa) para participar en el campo de trabajo internacional “Fuentes del río Huerva” y desde el momento que pisé este país fui muy feliz. Llegué a Cerveruela (Comarca Campo de Daroca) el lunes 17 de Julio.

DSCN0673

Hacer un voluntariado internacional cambió mi perspectiva de ver la vida, y me fascinó ayudar a una nación diferente a la mía. Esta aventura comenzó cuando María y José* fueron por mí a Daroca, ese mismo día conocí a Jorge y al resto de los voluntarios.

Mi estancia en España ha sido la experiencia más enriquecedora que he tenido, porque además de hacer lo que me gusta que es ayudar a los demás, pude cooperar en la recuperación y restauración de fuentes naturales del río Huerva en Cerveruela. Fue una experiencia que dejó en mi muchos conocimientos, pues tuve la oportunidad de convivir con jóvenes de culturas diferentes a la mía (españoles, franceses, italianos, ucranianos, americanos) y de cada uno de ellos aprendí mucho, además de poder compartir un poco de mi asombrosa cultura.

IMG_8607 

Realizamos diferentes dinámicas para conocernos, y en cuestión de un día éramos ya una familia,  nos acoplamos muy pronto a todas las actividades que debíamos realizar. Jorge y José nos explicaron de manera perfecta el trabajo en las fuentes, el uso de las herramientas y cómo nos dividiríamos el trabajo.

El trabajo en las fuentes fue cansado y pesado, pero muy satisfactorio, nuestro arduo trabajo se vio reflejado en los resultados y también en la reacción positiva de la gente.

 IMG_20170730_133942

Esta vivencia me hizo crecer en muchos aspectos y reafirmar que el hacer trabajo voluntario es un grandioso estilo de vida, que no cualquiera se atreve a realizar. Dejé por un momento todas las comodidades que una ciudad me ofrece y me adentré en la vida rural de un pueblecito como Cerveruela.

Me enamoré de todo, de las personas que conocí, de las tradiciones del pueblo, de la amabilidad y hospitalidad de los españoles, del trabajo que realicé, de los hermosos lugares que mis ojos pudieron contemplar y disfruté cada segundo.

Lo más difícil fue despedirme, porque fue impresionante  encariñarme con todos en tan solo dos semanas, pero cómo no hacerlo si todos compartimos los mismos intereses y nos hace felices el ayudar al medio ambiente.

Quiero agradecer especialmente a Jorge, José y María por recibirme con los brazos abiertos en su país y por empeñarse en mostrarme su cultura, pero también agradecerles porque siempre estuvieron maravillados e interesados en saber la mía.

Gracias a Fondo Natural y al Instituto Aragonés de la Juventud por brindarme esta experiencia que cambió mi vida por completo.

¡Quedo a la orden y en espera de una invitación a otro campo de trabajo!

Si te apetece apoyar la iniciativa de la recuperación de fuentes y contribuir al desarrollo del medio rural y de nuestros pueblos, puedes hacer un donativo aquí

*María, José y Jorge son monitores y parte del staff técnico de Fondo Natural.

¿Para qué sirve un río?

La primera imagen que viene a la mente cuando pensamos en un río, es la de un curso continuo de agua desde las montañas hasta el mar.

Efectivamente, un río es una corriente de agua (no siempre continuo) que se origina en las montañas y fluye en descenso cruzando colinas, valles y llanuras hasta desembocar en el mar, otro río mayor o un lago. Sin embargo, el río no debiera ser visto únicamente de manera longitudinal, sino también de forma transversal, de orilla a orilla, e incluso abarcando la llanura de inundación que sus aguas alcanzan a abrazar, dando lugar a una sucesión de microhábitats, hábitats y multitud de elementos conectados y que se relacionan entre sí, dando lugar en su conjunto a los ecosistemas fluviales.

En sus orígenes, las aguas de los ríos son torrenciales, consecuencia de las altas precipitaciones y el deshielo. Cuando la orografía del terreno cambia de forma abrupta, se forman cascadas, donde el agua toma mayor fuerza y velocidad. Cuando llega a los valles y llanuras, el agua fluye más lentamente formando mejanas y meandros, como es el caso del tramo medio del río Ebro.

Sin embargo, un río es mucho más. A lo largo de todo su curso, un río es una fuente fundamental de recursos, no sólo para los seres humanos sino también para la flora y fauna. Cada río es fundamental para el equilibrio del medioambiente, de la biodiversidad y, en definitiva, la vida. Tal es su importancia, que ciertas culturas indígenas consideran a los ríos como organismos vivos, la sangre que nutre la Tierra.

 

¿Para qué sirve un río?

Análisis de la calidad del agua del río Jalón

Análisis de la calidad del agua del río Jalón

Un río es un ambiente extremadamente complejo el cual lleva a cabo procesos fundamentales para mantener el equilibrio ambiental del que se benefician tanto los animales como los humanos. Entre estos beneficios, cabe recalcar el rol crucial que los ecosistemas acuáticos juegan en la depuración del agua.

Sin embargo, esta capacidad de los ríos para la autodepuración está ligada a su integridad. Únicamente un río saludable y en buen estado puede combatir efectivamente la contaminación sin comprometer su calidad al mismo tiempo. Por lo que es vital proteger y fortalecer las condiciones naturales de los ríos contra toda forma de polución y explotación.

Además de la depuración de las aguas, los ríos proveen alimento, generan electricidad, sacian nuestra sed, riegan los campos, abastecen pueblos y ciudades, proveen rutas de comunicación y transporte, son lugares para practicar deporte o para pasar un día agradable en sus sotos y riberas, etc. Además, la vegetación asociada a los ríos (ecotono) es la base de la energía de la cadena alimentaria que permite que los ríos alberguen vida, filtran el fósforo y nitrógeno usados en la agricultura, previenen la erosión de laderas, reducen los cambios bruscos de temperatura y mitigan los efectos de las avenidas.

Con frecuencia el hombre ha maltratado los ríos extrayendo agua hasta casi secarlos, contaminando sus aguas o destruyendo los bosques de sus riberas. El mantenimiento y cuidado de los ríos y su entorno es tarea de todos, y de su gestión y estado de conservación depende también nuestro bienestar y calidad de vida. Por ello, desde Fondo Natural, a través del programa de voluntariado fluvial y custodia del territorio “Alagón Natural”, continuaremos retirando residuos de los márgenes y riberas de los ríos, evaluando la calidad de sus aguas, observando y estudiando su flora y fauna o simplemente disfrutando de sus sotos, mejanas y galachos.

 

SI QUIERES PARTICIPAR COMO VOLUNTARIA/O EN LA CONSERVACIÓN DE NUESTROS RÍOS, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS. NO ESPERES PARA DISFRUTAR DE TU ENTORNO,

 ¡PONTE EN MARCHA Y CONSERVA!

 

 

¿Para qué sirve un árbol?

Desconocemos en qué momento de la historia de nuestra civilización el hombre sembró su primer árbol, consciente de los servicios y múltiples beneficios que estos aportan a la humanidad: filtran el aire y producen oxígeno, aportan alimento, refugio y combustible, son materia prima para la fabricación de materiales y construcción de viviendas, previenen la erosión del suelo, favorecen las lluvias o combaten el cambio climático, entre muchísimos otros. Y todo por le módico precio del beneficio del tiempo.

En la educación ambiental, el redescubrimiento  se convierte en algo fundamental si se quieren trabajar procesos dirigidos a la transformación del entorno y de las actitudes sociales hacia el medio natural. El contexto en el que desarrollamos nuestras vidas, bien sea urbano o rural, construido o natural, están cargados de vivencias experienciales, recuerdos y emociones, jugando un papel esencial en cómo nos acercamos y sentimos nuestro entorno más próximo.

DSCN2127Hoy he plantado un árbol…
como quien construye un templo.
Vendrán los dioses a habitarlo
…si les place,
a anidar los pájaros,
y las Musas a posarse.
A su sombra crecerán tus nietos.
Sobrevivirá… si le dejan
a la catedral más vieja…
Y en vez de arduo trabajo y de dura piedra,
Se hará de agua, de luz y profunda tierra.
En vez de empeño, soberbia y doctrina,
Se hará de tiempo y de vida,
de agua y semilla.
Hoy he plantado un árbol
como quien construye un pueblo.

(De Ignacio Abella)

Por más cotidianas y simples que parezcan, las plantaciones de árboles suponen una magnífica actividad de educación ambiental no formal que permiten acercar a individuos y colectivos al medio desde la propia experiencia y vivencias sentidas, potenciando  la percepción del entorno, fortaleciendo los vínculos entre las personas y la naturaleza, inspirando, cautivando, facilitando el interés y el deseo de descubrir. Porque no se puede proteger y conservar la naturaleza si no se conoce.

Desde Fondo Natural, reconocemos el valor eco-social de las actividades que permiten su desarrollo en la naturaleza. Y entre ellas, desde el punto de vista educativo y social,  las plantaciones de árboles cobran especial importancia porque:

  • Promueven la relación y comunicación del grupo, favoreciendo el acercamiento afectivo de las personas.
  • Favorecen el descubrimiento a través de los sentidos.
  • Fortalecen vínculos con el entorno.
  • Contribuyen al conocimiento de las relaciones entre los distintos seres vivos.
  • Potencian la participación social en programas medioambientales.
  • Permiten el trabajo de conceptos ambientales de forma dinámica, no formal y desde perspectivas sociales.

 

IMG_4899“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”

 

 

 

Contacta

Hola! Somos Fondo Natural y estaremos encantados de escucharte